lunes, junio 21, 2010

Eso digo yo: Está bien llorar con Toy Story 3


Ya TODOS saben la historia de la película, así que éste post no es sobre eso, si no sobre el efecto a que toda persona puede llegar a tener en esta producción hollywoodense al tocar ciertas fibras sensibles.

Soy de aquellos quienes crecimos con la leyenda "solo las niñas lloran", "pareces vieja chillona", "aguántese como los machos", "los hombres no lloran", "vieja el que llore", "pinche chillona", etc., ahora existe más tolerancia ante la sensibilidad masculina, sin embargo hay cierto pudor en llorar en una película y MAS si es una película "para niños".


Curiosamente la mayoría de los niños no lloran con Toy Story 3, la disfrutan, se divierten, ríen, no preguntan, no hay dudas, están atentos, no ríen con chistes maduros pero no se lo preguntan, es un festín con sus personajes favoritos los cuales terminan siendo felices.

Sin embargo para el adulto (mayores de 20) la lectura es totalmente diferente, el mero comienzo es una escena emotiva y muy melancólica, con el crecimiento del chico Andy y la relación de amistad con sus juguetes, es desde ahí donde sabemos que es lo que pasa, recordamos la niñez, buena o mala, abundante o con escasez pero casi siempre divertida, ya que no importaba más que jugar con tus juguetes y olvidarte de la escuela, la tarea, la sopa y bañarte.

Es curioso, los hombres que vemos la película recordamos esos momentos de felicidad que ya no se tienen, (si no haz visto la película ya no sigas leyendo) sin embargo a pesar de que la odisea que pasan Woody, Buzz y sus amigos para llegar a un lugar feliz y de pertenencia es un completo "Final Feliz", desde el momento en que Andy comienza a presentarle a Bonnie sus juguetes es la transición dolorosa que pasamos todos llamada adolescencia, esa escena llena de nostalgia y tristeza por la pérdida de alguien querido se engloba completamente ahí, es ese momento.

Los juguetes ahora son futurísticos, son armables y desarmables, de plástico, sin plomo, con luces, con video, con mini computadoras dentro, a control remoto, son videojuegos o en el mejor de los casos son muñecos que "hacen algo", sin embargo los que crecimos en los 60, 70 y los 80 tuvimos juguetes como los que salen en la película, es decir juguetes que nos hacían "volar la imaginación" nos hicieron pasar aventuras con ellos y sobre todo darles personalidad, la cual, los creadores de Toy Story tuvieron siempre presente.

Yo personalmente odio esas películas que te quieren hacer chillar a huevo, como "El curioso caso de Benjamin Button" o las que te chantajean sentimentalmente como "Titanic", sin embargo Toy Story 3 saca a tu niño interno, lo expone al exterior, lo hace divertirse, lo hace recordar, imaginar y por último crecer de golpe cuando te despides de tu pasado para seguir adelante y ser un adulto.

Así que machines del mundo, esta bien llorar con esta película, otra vez Pixar logra un peliculón.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razón, la pelicula es completamente HERMOSA. Llore en cada escena melancolica, es tan triste verte reflejado en Andy, el crecio ya no es un niño, tiene que ir a la universidad & deja de lado sus juguetes. Cuando los presenta a Bonnie & con ellos tiene su ultimo juego :'( Fue TAAAN TRISTEEE :( ! sali empapada en llanto de la sala. Pienso que Toy Story no es una pelicula para niños, es para todos aquellos que vimos la 1 & 2 cuando todavia eramos unos niños & crecimos al igual que andy :'( ...

Lord Vegetal dijo...

Así es, de hecho la melancolía está presente toooda la película, eso no es muy para niños. Gracias y saludos!!!